ACEITUNAS ALIÑADAS

A continuación os pongo un extenso reportaje de como he hecho mis primeras aceitunas.
Han sido recolectadas por toda la familia y la elaboración es totalmente casera.
Lo más importante es que no deben tocarse con los dedos una vez que las hayamos partido y siempre se deben mover con algún utensilio que sea de madera a ser posible, pudiendo utilizarse también plástico o cristal, nunca acero.
Dicho esto, debo hacer mención a mi querida amiga Alicia, que sin sus buenos consejos, no habría podido hacerlas. Gracias guapa.


















INGREDIENTES:

Aceitunas
Agua del grifo
Sal
Hinojo
Tomillo
Orégano
Ajos.


ELABORACIÓN:

Lo primero que tendremos que hacer, después de haber recogido las aceitunas, es quitarles el amargor; para ello primero las partiremos. Siguiendo los consejos dados por Alicia, puse unas cuantas en un mortero de madera. Con el mazo partiremos las aceitunas una a una y sin tocarlas con los dedos las echamos en un barreño. Una vez partidas todas las cubrimos con agua y añadimos un puñado de sal, para que no se vacíen.
Cambiaremos el agua cada 48 horas, repitiendo la misma operación: cubrir de agua y añadir la sal, así 3 ó 4 veces hasta que pierdan el amargor. Si vemos que siguen amargas, seguiremos cambiando el agua hasta que pierdan el amargor.
Una vez hayamos quitado el amargor a las aceitunas, es la hora del aliño: aquí cada cual le pone el que más le guste. Para empezar quitaremos el último agua de las aceitunas, volviendo a poner agua limpia otra vez para poder añadirle la sal. Para saber el punto justo, he utilizado el truco del huevo: iremos poniendo sal y moviendo hasta que se deshaga, y cuando el huevo flote en el agua con sal está lista para añadir el resto de ingredientes.
Una vez está salada el agua, pongo en cada uno de los botes dos o tres dientes de ajo (según tamaño) una cucharada sopera de orégano, un par de palitos de hinojo y unas ramitas de tomillo (que previamente ha cogido mi amiga del campo).Si no se tiene campo a mano podemos usar de los botes que venden y se pone otra cucharada sopera en lugar de las ramitas. Llenamos los botes con las aceitunas y cubrimos con el agua salada. Cerramos y movemos para que se mezcle todo bien, dejamos reposar durante una semana más o menos y listas para ser degustadas. He de decir que para mi gusto están muy buenas, algo fuertes de sabor, que en parte depende del tipo de aceituna (en este caso creo que era de la variedad Hojiblanca). Así que si os gustan algo más suaves, lo único que debéis hacer es reducir las cantidades de hierbas aromáticas.

5 comentarios:

las recetas de mar dijo...

Hola Marga, qué ricas estas aceitunas aliñadas, una tapita deliciosa!!!
Me encantan como te han quedado las fotos!!!
Besitos.

Marga dijo...

Muchas gracias, me ha encacantado haceralas y compartirlas con todos vosotros, es un placer de veras.

Un beso cielo.

Belmari dijo...

Te han quedado divinas...y ya me imagino el sabor!!
Besos

Mª Luz dijo...

¡¡Que gozada de aceitunas,Marga.
Merece la pena la espera, para poder disfrutar luego del resultado.
Un besito guapetona

Mª Luz dijo...

Hola Marga, pasate por mi blog hay una cosita para ti.
Besitos