TARTA TREN







Bueno, esta semana ha sido el cumple de mi peque y como no me apetecía volver a la tarta que siempre me piden, pues me dije: voy a probar a hacer algo que a mi niño le guste; y como es un bebé aún, puedo hacer cosillas que le sorprendan.
Me decidí, después de mucho investigar, por el tren, y he aquí el resultado. Es fácil de hacer, lo malo es que es muy entretenido, y que necesité 4 moldes diferentes con lo que lleva: distintos tiempos de cocción de la masa y altura que igualar... pero el resultado vale la pena; todo su afán era pillar las ruedas y decía : "¡mia ten!". Todo eso compensó el trabajo que lleva.

INGREDIENTES:
Para los vagones y máquina un bizcocho de yogur con chocolate para cada uno.
1 yogur natural
2 1/2 medidas de azúca
2 1/2 medidas de harina
1 medidas de cacao en polvo
3/4 de medida de aceite de girasol
5 huevos
1 sobre de levadura

Para la cobertura de chocolate:
400 grs de chocolate negro
400 ml de nata
200 grs de mantequilla

Para los adornos:
Las medidas varían dependiendo de los gustos; yo usé filipinos para las ruedas, gominolas para los vagones, nubes para la chimenea y ventanas, regaliz para las vías, galletas de chocolate para el techo de la máquina, y filipinos y más galletas para el vallado de los bordes.


ELABORACIÓN:

Mezclamos en un bol, el yogur, el aceite, el azúcar, los huevos y lo batimos hasta mezclarlo bien. Aparte mezclaremos la harina con la levadura y el cacao hasta que esté todo del mismo color, entonces lo añadimos a la mezcla de líquidos y horneamos a 180º ; el tiempo depende de cada horno y molde, suele variar entre 40 y 50 minutos.
Una vez hechos dejamos templar y desmoldamos; es hora de igualar de modo que esté en línea recta por todos lados, los vagones no necesitan más.
Para la locomotora se usan dos moldes: uno redondo y cortado por la mitad, para que forme un semicírculo, lo reservamos; el segundo, en forma de cake como los vagones, lo cortamos por un extremo para poder poner encima del trozo restante a modo de cabina del maquinista, y delante la mitad del circular para que simule la caldera, a la cual pondremos de remate la chimenea.

Para la cobertura derretir el chocolate con la nata y la mantequilla.
Ponemos los vagones y la locomotora sobre una rejilla y bañaremos con el chocolate.

Antes de que se enfríe del todo ponemos las ruedas y los adornos, de manera que cuando se enfríe no se despeguen; por seguridad puse palillos en cada una de las ruedas, pero no era necesario.
Atención al soporte: el conjunto mide unos 80 cms y tuve que improvisar uno con un estante de madera recubierto con papel de aluminio.
Y esto es todo, es muy entretenido, pero la cara de mi hijo lo compensó.